jueves, 11 de octubre de 2012

Leyendas de amor - La Leyenda de la Venus de Botticelli




Leyendas de amor - La Leyenda de la Venus de Botticelli

Existe una leyenda muy romántica que tiene que ver con la pintura de “El nacimiento de Venus” de Sandro Botticelli.
La pintura fue encargada a Botticelli por Giuliano di Piero de Medici, quien estaba enamorado de Simonetta Vespucci, la modelo de “El Nacimiento de Venus”, que fue acogido por la Galleria degli Uffizi. El amor entre Giuliano y Simonetta fue un gran amor legendario que ha hecho fantasear por decenios a los florentinos.
A finales del cuatrocientos, Giuliano gobernaba Florencia junto a su hermano, Lorenzo el Magnífico. Mientras Lorenzo estaba ocupado en llevar las riendas de la política de la ciudad, Giuliano se esforzaba en competencias caballerescas para ganar el afecto de Simonetta. En una feria, su bandera tenía una pintura del rostro de Simonetta que rezaba “L’unica e sola”.
La joven Simonetta no sólo fue la modelo de Botticelli, sino también de otros pintores renacentistas. Sus retratos estaban propagados por toda Florencia y los ciudadanos estaban encantados por su belleza hasta llegar a darle como sobrenombre “La bella Simonetta”.
Algunos dicen que el mismo Botticelli estaba enamorado de Simonetta, pero fue un amor nunca declarado, expresado sólo a través de sus numerosos retratos. Además de los famosos cuadros de la Galleria degli Uffizi, muchas de las mujeres de los cuadros de Botticelli se parecen a Simonetta.
La joven Simonetta murió trágicamente de tuberculosis a la edad de 22 años. “El Nacimiento de Venus” fue completado en 1845, nueve años después de su muerte. Botticelli era todavía capaz de capturar su belleza del simple recuerdo. Por solicitud del pintor, hoy Sandro y Simonetta reposan en paz, uno al lado del otro en la iglesia de Ognissanti en Florencia.
“El Nacimiento de Venus” es una de las pocas pinturas paganas de Botticelli que no fueron destruidas por la Iglesia Católica. Otra leyenda cuenta que Lorenzo el Magnífico protegió el cuadro de la ira de la Iglesia para dejar a su hermano un recuerdo de su amada.
“El Nacimiento de Venus”, acogido por la Galleria degli Uffizi, es una pintura que inevitablemente debe ser admirada cuando se está en esta romántica ciudad, porque no es sólo el testimonio de un grande artista o de la gloria de Florencia en los tiempos de los Medici, sino que se trata de un conmovedor amor que se dio bajo el cielo 

No hay comentarios:

Publicar un comentario