lunes, 1 de octubre de 2012

La leyenda de Luna Inquieta y Lobo Salvaje




La leyenda de Luna Inquieta y Lobo Salvaje

En una tribu lejana había una hermosa mujer llamada Luna Inquieta, siempre soñaba con que alguien le acompañase toda su vida. Era hija del jefe de la tribu, llamado Gran Oso Gris y su madre Rayo De Luna.
Cuando llegó la temporada de caza, Gran Oso Gris vio en el campo de bisontes a un hombre tendido y muy herido; abandonando la caza lo llevó a la tribu para que le curase la hija de él. Luna Inquieta sentía en su corazón un sentimiento que sólo se da cuando se está enamorado. Cuando se recuperó y despertó ese extraño, se encontró ante la especial hermosura de la mujer que le cuidaba. Él dijo llamarse Lobo Salvaje.
Se dice en esos lugares, que él se quedó en esa tribu, siendo aceptado por todos y empezó a pretender a Luna Inquieta y era correspondido. Pero, como todo, casi nunca es perfecto; se atravesó una desconocida en la cual vio algo extraño en ella, y su corazón hundido en el mar de confusiones, dudaba de su sentir y pretendió a ambas,… dicen que la justicia llega a su debido tiempo y así fue desterrado de esa tribu por ese mal acto. Anduvo vagando por muchos lugares, mientras, en la tribu, lloraba Luna Inquieta, sufría mucho creyendo que él le traicionó, sin saber que a raíz de esto,  Lobo Salvaje descubrió que su único y verdadero amor era ella. Él se arriesgó y fue una noche a buscarla a la tribu y la vio a escondidas, ella le rechazó muchas veces, pero a los corazones enamorados no se les puede mandar.
Ella le prometió que hablarían la próxima noche de luna llena y él se fue,... Luna Inquieta, confundida, acudió con su padre y dijo lo que había pasado. Él no supo que decir, sólo decía: la verdad, no sé qué creer, él quería mucho a su hija, así que llamó a la madre de ella y entre ambos hablaron de eso, tratando de aconsejarle, sin saberse escuchados por alguien de la misma tribu que alertó a los cazadores para matarle cuando llegara esa noche. Al fin llegó la noche acordada, y se sentía en el ambiente la tristeza, se escuchaba mucho el aullar de los lobos,… Lobo Salvaje notó a esa gente que quería dañarle y entró en la choza del jefe donde estaban tanto Gran Oso Gris, Rayo de Luna y su amada Luna Inquieta.
Tanto el padre y la madre les aconsejaron huir lejos a las montañas, más allá del campo, y los padres de Luna sólo pidieron que fueran felices. Ambos huyeron, pero para mala suerte de ambos, les persiguió ese grupo de caza, lograron pasar las montañas, y al llegar al campo, cuando casi les alcanzaba el grupo para matarlos, se dice de esta leyenda que el "hada del amor" con su gran espada como vara mágica apareció, y les dio un regalo de amor, la confianza mutua. A ella la convirtió en una salamandra del desierto y a él también, los cazadores asustados huyeron de regreso a la tribu.
Se dice que hasta ahora, en estos tiempos, en el campo se puede hallar a dos salamandras del desierto, que siempre miran al cielo donde las nubes les vigilan y les cuidan, mientras ellos dos se aman eternamente y hasta el fin de los tiempos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario